Oratorio San Felipe Neri de Alcalá de Henares

El fervor es muy grande al principio de la conversión; Dios aparenta después alejarse, pero no debemos turbarnos porque lo hace para probarnos: resistamos a la tentación, triunfemos de las tribulaciones, y las dulzuras y los consuelos volverán (San Felipe Neri)