Oratorio San Felipe Neri de Alcalá de Henares
joomplu:2230


La iglesia del Oratorio sigue en obras
En septiembre de 2019 iniciamos una obra de restauración global en nuestra iglesia y, aunque se han retirado ya los andamios exteriores, el interior sigue de obras.
Los trabajos de restauración están siendo costosos y lentos, mucho más de lo que nos imaginábamos al principio. Quisiéramos terminar cuanto antes para abrir la iglesia y poder celebrar la Misa, confesar y llevar a cabo todas las actividades normales, pero aún no sabemos cuándo será eso.
Eso sí, los padres del Oratorio estamos muy ilusionados con el resultado final que ya se va viendo en el interior y creemos la iglesia va a mejorar mucho y va a estar realmente hermosa. Cuando podamos abrirla definitivamente, todos entenderán que la larga espera ha valido la pena.

0
0
0
s2smodern

escudo congregación

Homilías


 

1Corintios 15, 12-20

 

Si Cristo no ha resucitado, vuestra fe no tiene sentido

Hermanos: Si anunciamos que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo es que dice alguno de vosotros que lo muertos no resucitan?

Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y, si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación carece de sentido y vuestra fe lo mismo.

Además, como testigos de Dios, resultamos unos embusteros, porque en nuestro testimonio le atribuimos falsamente haber resucitado a Cristo, cosa que no ha hecho, si es verdad que los muertos no resucitan.

Porque, si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y, si Cristo no ha resucitado, vuestra fe no tiene sentido, seguís con vuestros pecados; y los que murieron con Cristo se han perdido.

Si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los hombres más desgraciados.

¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos.

 

Salmo responsorial: 16

 

Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

Señor, escucha mi apelación, / atiende a mis clamores, / presta oído a mi súplica, / que en mis labios no hay engaño. R.

Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío; / inclina el oído y escucha mis palabras. / Muestra las maravillas de tu misericordia, / tú que salvas de los adversarios / a quien se refugia a tu derecha. R.

Guárdame como a las niñas de tus ojos, / a la sombra de tus alas escóndeme. / Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia, / y al despertar me saciaré e tu semblante. R.

 

Lucas 8, 1-3

 

Algunas mujeres acompañaban a Jesús y le ayudaban con sus bienes

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.

Nos gustaría con el tiempo poner por escrito estas homilías.

Si quieres puedes ayudarnos mandando esta homilía transcrita, como si fuera un comentario.

Muchas gracias.

{jcomments on}