Oratorio San Felipe Neri de Alcalá de Henares
joomplu:2230


La iglesia del Oratorio sigue en obras
En septiembre de 2019 iniciamos una obra de restauración global en nuestra iglesia y, aunque se han retirado ya los andamios exteriores, el interior sigue de obras.
Los trabajos de restauración están siendo costosos y lentos, mucho más de lo que nos imaginábamos al principio. Quisiéramos terminar cuanto antes para abrir la iglesia y poder celebrar la Misa, confesar y llevar a cabo todas las actividades normales, pero aún no sabemos cuándo será eso.
Eso sí, los padres del Oratorio estamos muy ilusionados con el resultado final que ya se va viendo en el interior y creemos la iglesia va a mejorar mucho y va a estar realmente hermosa. Cuando podamos abrirla definitivamente, todos entenderán que la larga espera ha valido la pena.

0
0
0
s2smodern

varias_4Búsqueda del consenso o búsqueda de la verdad.

Las consecuencias de una mala elección.

 Hace muchos años, en sus orígenes, esta democracia para ordenar su economía, su sanidad, su administración territorial, su educación, etc., se vio en la disyuntiva de elegir entre la búsqueda conjunta de la verdad de las cosas —las que tenían que ver con el hombre, la familia y la convivencia social— o con la búsqueda del simple consenso, un acuerdo que se fundamenta en el equilibrio de las voluntades y del poder.

Eligió la búsqueda del consenso. Ya era un camino complicado, pero infinitamente más fácil y rápida que la otra alternativa. Al principio parecía que así se podía establecer un marco común, basado en un equilibrio entre las diferentes opciones. Pero este equilibrio de voluntades, sin la búsqueda de la verdad, se ha convertido al presente, como estamos viendo, en una violencia cada vez mayor. Es la violencia del PODER.

Nuestra democracia está gravemente herida por este relativismo con que tanto se celebró su inicio: el consenso. No sólo se eligió esta opción, sino que se tachó de fanatismo toda apelación a la búsqueda de la verdad.

Ahora, sin poder recurrir a verdad alguna —tan solo a los sentimientos y a las pasiones— toman protagonismo ideas políticas claramente totalitarias. Si definitivamente se hacen con el poder, tenderán a la destrucción de la democracia.

O los partidos que aún no son aún claramente totalitarios vuelven a una ética del poder que se base en la búsqueda y en el reconocimiento de la verdad y del bien de las cosas, o serán llevados también ellos a la espiral del nuevo totalitarismo, como vemos que está sucediendo cada vez más con el PSOE, que se aleja progresivamente de los principios socialdemócratas para retroceder a sus terribles orígenes. Pero el mal ya afecta a todos.  

La verdad y el bien propios de cada cosa no se inventa, ni se imagina a deseo; se reconoce. A veces no es fácil, quizá no siempre unos u otros puedan actuar con la luz necesaria para este reconocimiento. Pero si se abdica de su búsqueda, antes o después, nuestra democracia se autodestruirá por la violencia misma de un poder que no tiene más límite que su propia fuerza.

 

P. Enrique Santayana C.O.

10 de marzo del 2016