Oratorio San Felipe Neri de Alcalá de Henares
joomplu:2230


La iglesia del Oratorio sigue en obras
En septiembre de 2019 iniciamos una obra de restauración global en nuestra iglesia y, aunque se han retirado ya los andamios exteriores, el interior sigue de obras.
Los trabajos de restauración están siendo costosos y lentos, mucho más de lo que nos imaginábamos al principio. Quisiéramos terminar cuanto antes para abrir la iglesia y poder celebrar la Misa, confesar y llevar a cabo todas las actividades normales, pero aún no sabemos cuándo será eso.
Eso sí, los padres del Oratorio estamos muy ilusionados con el resultado final que ya se va viendo en el interior y creemos la iglesia va a mejorar mucho y va a estar realmente hermosa. Cuando podamos abrirla definitivamente, todos entenderán que la larga espera ha valido la pena.

0
0
0
s2smodern
Año Jubilar - V Centenario. Del 25 de mayo 2015 al 26 de mayo 2016
 
ORACIÓN A SAN FELIPE NERI 
 
Felipe, mi amado y santo Patrono, me pongo en tus manos, y por amor a Jesús, a causa de ese amor que te eligió y te hizo santo, te imploro que ruegues por mí, para que así como Él te ha llevado al cielo, me lleve también a mí al cielo en el momento debido.
 
Te pido especialmente me alcances una verdadera devoción, como la que tuviste, al Espíritu Santo, la Tercera Persona de la siempre bendita Trinidad, para que así como El llenó milagrosamente tu corazón con su gracia en Pentecostés, yo también pueda a mi medida tener los dones necesarios para mi salvación.
 
Te pido, por tanto, me alcances sus siete grandes dones para que dispongan y exciten mi corazón hacia la fe y la virtud.
 
Implora para mí:
- el don de la Sabiduría, para que pueda preferir el cielo a la tierra y discernir la verdad de la falsedad;
- el don de Entendimiento, por el cual pueda tener impresos en mi mente los misterios de su Palabra;
- el don de Consejo, para que pueda ver mi camino en los momentos de perplejidad;
- el don de Fortaleza, para que pueda combatir con mi enemigo con valentía y tenacidad;
- el don de Ciencia, para ser capaz de dirigir todas mis acciones con pura intención a la gloria de Dios;
- el don de Piedad, para hacerme devoto y hombre de conciencia; 
- y el don del santo Temor, para hacerme sentir respeto, reverencia y sobriedad en medio de todas mis bendiciones espirituales.
 
El más dulce de los Padres, Flor de pureza, mártir de la caridad, ruega por mí. Amén.
 
Del Beato Cardenal John Henry Newman