Oratorio San Felipe Neri de Alcalá de Henares

El nombre de Jesús, pronunciado con respeto y amor tiene un poder particular para tranquilizar el corazón (San Felipe Neri)